Mezcla posteado por

Que esperar de una buena mezcla

Que esperar de una buena mezcla

Lidiar con las expectativas de un cliente es una de las cosas que mas ansiedad puede generar a la hora de mezclar o masterizar por eso vamos a hablar de la importancia que le tenemos que asignar a cada parte del proceso y que es lo que podemos esperar en realidad de una buena mezcla.

Una buena mezcla no es magia vudú ni astrofísica, es resultado de un ingeniero con experiencia haciendo que cada cosa tenga su espacio. Ahora la idea de este artículo es explicar las razones por las que una buena mezcla empieza en una sala de ensayo o incluso de manera abstracta en nuestros cerebros.

El corazón de la mezcla: La grabación

Ya hablamos acerca de la importancia de una buena grabación y dimos algunos consejos acerca de como sacar lo mejor de una sesión de grabación, sin embargo hablar de una buena mezcla y no hablar del proceso de grabación es como hablar de una receta sin mencionar los ingredientes: Mezcle 500 gramos con 200 gramos, sazone a gusto y deje a fuego lento por 40 minutos ¿Suena a un plato que comerías seguido?

La materia prima siempre es lo más importante, es responsabilidad de un buen cocinero saber elegir la materia prima y canalizarla en algo que todos se peleen por comer. Lo mismo ocurre con las mezclas, muchas veces nos pasa de que queremos sacar agua de las piedras y nos frustramos cuando nos damos cuenta que nuestras mezclas no suenan bien, pero no nos damos cuenta que gran parte de la culpa reside en el hecho de que la grabación por si sola no es demasiado buena.

Si tuviésemos la oportunidad de escuchar las pistas sin procesar de muchos de los discos que nos comen la cabeza nos daríamos cuenta que en crudo ya suenan bien y que lo que resta por hacer es pulir eso y hacer que todo esté en su lugar sin interferir con la parte artística, buscando siempre un balance y buscando que destaque lo que tenga que destacar.

El mensaje de fondo es que no esperemos que una mezcla haga magia sobre una grabación desastrosa y asignemos a cada parte del proceso el justo peso que le corresponde. Esto no quiere decir que la mezcla no sea importante

El paso intermedio: La edición

¿Alguna vez te preguntaste por qué a pesar de seguir una receta que bajaste de internet los platos no te salen igual que cuando compras la comida?

La respuesta está en los detalles, que según dicen algunos es en donde reside la perfección. En el caso del audio los detalles están en todos lados pero uno de los más subestimados es el proceso de edición, que a pesar de ser muy tedioso y de consumir mucho tiempo puede hacer escalar nuestra producción un par de escalones.

Veamos de que se trata:

  • Limpieza de las pistas: Esto implica limpiar de información no deseada (ruido) las pistas de audio con las que lidiemos. Esta limpieza puede consistir en silenciar el bleeding en los micrófonos cuando no esten tocando o en eliminar las respiraciones de un cantante. El limpiar o no las pistas depende mucho del estilo de música pero es vital tenerlo en cuenta.
  • Edición de baterías/sección rítmica: Esto implica ajustar una performance de batería a una grilla. Esto se puede hacer de tal manera de hacer que la toma sea perfecta o simplemente de limar algunas asperezas. La cantidad de edición va a depender del género musical y del nivel de proficiencia del instrumentista. El secreto en este paso es trabar con fragmentos de la canción (4 compases por ejemplo) e ir escuchando el resultado a medida que editamos.
    El proceso puede ser MUY TEDIOSO e incluso puede demorar el mismo tiempo que la misma mezcla pero si se hace bien puede lavarle la cara por completo a la grabación. Existen varias formas de hacerlo como por ejemplo usando Beat Detective en Pro Tools, alguna herramienta de edición que pueda estirar y acortar el audio como Elastic Audio / Flex Time e incluso manualmente (que es la forma como se editan muchas superproducciones). Para hacernos una idea, editar manualmente una pista de batería de 4 minutos puede demorarnos con facilidad toda una tarde.
  • Edición de instrumentos armónicos: También es posible editar los instrumentos ajustándolos en términos de tempo. Los fines que se buscan son los mismos que con la edición de la sección rítmica.
  • Edición de cualquier instrumento en términos de afinación: Esto implica llevar todas las notas que se tocaron a la nota que se buscó tocar o a un lugar cercano de manera de que suene natural. Se suele hacer con las voces y es MUY importante tener esto en cuenta cuando tenemos armonías vocales puesto que es imprescindible editarlas si no sonaban bien en la grabación.
  • Comping o elaboración de “tomas maestras”: Este proceso consiste en elegir pedacitos de toma entre varias toma para elaborar una toma que sea mejor que cualquiera de las tomas aisladas. Este proceso también puede consumir mucho tiempo si no se limita la cantidad de tomas en la grabación.
  • Sound Replacement / Enhancement: Este proceso implica reemplazar muestras de un instrumento por muestras del mismo o de otros instrumentos. Supongamos que queremos lograr un sonido de bombo muy contundente, además de usar la compresión de audio a nuestro favor se suelen reemplazar o sumar cada golpe de bombo con una muestra que suene muy contundente. Esta técnica se ha popularizado mucho a raíz de grabar baterías en condiciones poco favorables y es una de las formas más prácticas de lograr un buen sonido de batería de manera “casera

Hay que aclarar que no siempre es obligatorio editar y queda a criterio de cada uno hacerlo o no. Lo que si, en una gran mayoría de casos se logran mejores resultados e incluso existen géneros musicales donde no editar equivale al suicidio (cierto tipo de metal, pop etc). También existen géneros musicales donde editar equivale al suicidio (jazz, blues por ejemplo)

Aunque parezca estúpido o contraproducente, editar puede consumir igual o más tiempo que mezclar y en muchos casos suele ser el proceso más subestimado por los productores amateur.

Finalmente la mezcla

Hemos dejado este apartado para el final ya que sin todos los anteriores elementos es imposible lograr una buena mezcla. Ahora veamos en que consiste una mezcla y más aún una buena mezcla.

En la mezcla buscamos la correcta representación de todos los elementos que componen la canción/grabación. Para lograr este objetivo global primeramente se necesitan tener bajo control ciertos aspectos técnicos, para luego poder dar rienda suelta a la parte creativa y artística de la misma.

Repasemos algunos de los aspectos técnicos a tener en consideración:

  • La correcta distribución frecuencial: Tal vez una de los aspectos más importantes ya que necesitamos que la mezcla se traslade no solamente en monitores de estudio y en acústica controlada si no a una multitud de sistemas de reproducción posibles.Para lograr que nuestra mezcla o lo esencial de la misma se traslade es necesario que los elementos que la componen estén distribuidos por el espectro frecuencial.Si por ejemplo tenemos un exceso de energía en los bajos vamos a tener menos energía restante para distribuir entre los medios y agudos. De lo contrario nos encontraremos con la pared de la distorsión que va a aparecer rápido si no tenemos la energía repartida. Pensemos que lo que reciben los parlantes/monitores es potencia eléctrica y que esta es una sola así que si nos gastamos casi toda esta potencia en los graves queda poco o nada para los medios y agudos.
  • Las correctas etapas de ganancia o gain staging:  En el mundo digital como en el analógico se deben respetar ciertas normas respecto a los niveles óptimos de funcionamiento de cada uno de los procemientos que se llevan a cabo en la mezcla independientemente del nivel o plano artístico que se busque luego.Es decir no es lo mismo llegar a los faders con todos los elementos distorsionando o con altos niveles de distorsión que llegar con una señal limpia que nos permite tener un nivel extra antes de la distorsión para mezclar (headroom).Para lograr esto se requiere darle el nivel adecuado a cada uno de los elementos/pistas que componen nuestra grabación en primera instancia antes de ecualizar/comprimir, etc.Logramos esto usando alguna instancia de control de ganancia al comienzo de nuestra cadena de procesamiento (el equivalente a la ganancia o gain en una consola de mezcla) buscando un nivel que este lejos de la distorsión o cliping, que nos permita el procesamiento subsiguiente y que nos aleje del ruido de fondo.
  • El filtrado de todo lo que no sirve: La siguiente etapa en la lista es el uso correcto de filtros tanto pasa altos HPF como pasa bajos LPF para deshacernos de toda la energía que no necesitamos en la mezcla ya que en la inmensa mayoría de las veces y cuando tenemos arreglos densos o con muchos instrumentos/pistas necesitamos acotar la energía de cada uno de tal manera que puedan entrar como conjunto.Esto se condice por lo mismo con la distribución frecuencial. Lo bueno del filtrado es que el sistema auditivo/ cerebro es bueno recomponiendo sonidos a los cuales les falta algo (por ejemplo a los que filtramos cierta parte de la información de los bajos innecesaria) ya que el mismo es capaz de agregar las fundamentales a un sonido que le fueron removidas.De la misma forma le es muy difícil interpretar algo que le sobra información, que sería equivalente a que en todas las pistas se dejen todo el contenido frecuencial rápidamente nos quedamos sin energía disponible y sónicamente se hace una masa de sonido ininteligible.
  • Balance en nivel de  los elementos: A pesar que podría ser considerado como un punto artístico muchas veces se trata de algo técnico. Me explico, por razones que tienen que ver con la distribución frecuencial necesitamos que los elementos clave como el bajo, las baterías, guitarras, voces, etc. tengan un adecuado balance independientemente de lo artístico para poder cubrir los espacios frecuenciales de manera óptima y que por lo tanto la música no tenga deficiencia o exceso en los bajos, medios ni agudos. Obteniendo un buen balance en nivel podemos asegurarnos que ningún rango de frecuencias sobresalga demasiado causando estridencia o falta.
  • Balance panorámico: Si bien este punto también bordea la línea de lo estético también es un elemento imprescindible en lo técnico. Llamese balance panorámico a la distribución en el panorama estéreo de los elementos que componen nuestra canción/grabación.No todos los elementos pueden estar al centro ni tampoco en los extremos, lo que buscamos es que algunas cosas imprescindibles estén en el centro (la voz, el bajo, el bombo, el tambor) ya que es muy incómodo y potencialmente problemático que por ejemplo el bajo esté de un lado solamente además que causaría que si estamos en una configuración de escucha distinta al estéreo ideal vamos a escuchar solo los bajos siguiendo el ejemplo anterior.Por otro lado los demás elementos se suelen distribuir dentro del resto del panorama estéreo y dependiendo de la densidad del arreglo/número de pistas vamos a tener que usar sabiamente el espacio desde izquierda y derecha completa hasta el centro. Para lograr esto vamos a tener que buscar un lugar para cada elemento y tratar de que por ejemplo dos elementos complementarios como guitarras rítmicas se ubiquen una a cada lado, lo mismo hay que hacer con todos los elementos tratando de buscar que sean complementarios en frecuencia o en figuras rítmicas para que la distribución sea equitativa y el resultado agradable.

Conclusiones:

Una buena mezcla puede ser la diferencia entre algo sonando en todo su potencial, con vida y algo insulso y sin vida. Sin embargo siempre tenemos que saber que a la hora de lograr una mezcla realmente buena no existen atajos y todo empieza con la planificación, la grabación y en general con la materia prima con la que se pueda contar.

Quiero aclarar que todo lo que se expone acá está pensado para grabaciones con instrumentos en vivo aunque se podría extender un poco a los instrumentos virtuales en cuanto a como los hacemos sonar en términos de imitar a sus contrapartes reales, como por ejemplo programar una batería o un saxo teniendo en cuenta la dinámica, las articulaciones y haciendolo sonar como sonaría de ser grabado en vivo.

El objetivo del artículo es solamente machacar un poco más sobre la verdadera importancia que tiene el proceso de producción desde el momento cero. Un saludo y a mezclar!

3 Comentarios

  • […] Que esperar de una buena mezcla […]

  • Hola Jorge! Antes que nada felicitaciones por la pagina! Excelentes artículos a los cuales me he hecho visitante asiduo!!.. tengo una consulta que espero que puedas aclararme con respecto al gain staging. Voy a ser lo mas conciso posible. Comienzo una producción con vst, los niveles no suelen ser tan altos, aplico Eq sustractiva y una compresión reduciendo 3 db. Al avanzar en la produccion y llegar a la mezcla en si, he aprendido por otro tutorial, que se le aplica un gain en el inicio de la cadena reduciendo -14 db como para conseguir mas headroom (sino me equivoco es la relación entre digital y analogico -14db digitales son 0 db analogicos). Hoy me di cuenta que al hacer eso, modificaba toda la cadena perdiendo los 3db de reducción que aplique en el inicio. se entiende?. Espero que puedas orientarme.. Saludos y desde ya gracias!!

    • Maxi ¿que tal?, gracias por comentar y por tus palabras! En respuesta a tu consulta la estructura de ganancia se suele hacer como primera instancia de la cadena de procesamiento, justamente para que no pase lo que te pasó, antes de colocar cualquier plugin de EQ o compresión, etc. Se ajusta la ganancia de cada canal dependiendo del tipo de fuente que estamos trabajando (Peak o RMS). Una vez ajustamos la ganancia óptima, que nos sirve para generar el headroom y para operar todos los plugins a un nivel óptimo, podemos continuar con los procesos de filtrado, ecualización y demás. Dejo un artículo que habla al respecto y mucha suerte con eso!

      http://blog.7notasestudio.com/estructura-de-ganancia/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts Relacionados

Buscar

Nos gusta que te guste

Tweets Recientes